Sí, es algo divertido, y para nada pienses que debería ser “preocupante”. Es completamente normal que tu libido fluctúe y que haya momentos (que pueden ser días, semanas, meses, años) en los que tu deseo sexual sea más alto de lo normal. Por lo general, un mayor deseo sexual no es absolutamente nada de lo que preocuparse. Tener sexo con más frecuencia no te convierte en un pervertido, sino que te hace humano.

¿Existe un nivel de libido “normal”?

No existe una métrica para medir la libido, no hay una línea de base universal que estipule lo que es “normal” y lo que no. Ahora bien, ¿puedes tener tu propia “normalidad” personal? La respuesta es sí.

De todas formas, incluso tu propia libido personal se convierte en un rango, ya que hay muchos factores que pueden hacer que lo que tú consideras tu libido personal se desplace un poco, o mucho, hacia la izquierda o hacia la derecha.

Estos factores incluyen:

  • años
  • estado de la relación o interacciones
  • sueño, dieta y ejercicio
  • calendario
  • estado de ánimo y salud mental
  • hormonas, medicamentos y salud física

Entonces, ¿cómo reconocer si en realidad tu libido es «alto»?

No puedes. Simplemente, sucede. Y tú conoces bien tu cuerpo como para saber si ahí dentro está cambiando algo. Hazte algunas preguntas, como por ejemplo… ¿Te sientes más juguetón/a este año que el año anterior en esta misma época? ¿Has querido practicar sexo más de lo normal? ¿Es tu deseo sexual más alto que el de tu pareja? Entonces podrías decir que tu libido es alta.

Pero no hay una prueba de diagnóstico o un cuestionario en línea aprobado por un médico que puedas realizar para averiguar si tu libido es alta.

¿Qué puede causar un aumento inesperado?

Si te sientes sexualmente insaciable, hay algunos motivos que pueden justificar el porqué:

  • Tus niveles de estrés son más bajos. Es por eso que el sexo en época de vacaciones se practica más.
  • Tu salud mental está mejor que nunca. Según terapeutas consultados, crecer en un hogar o una religión sexualmente represiva puede entrenar a las personas para «apagar» o, al menos, desconectarse de su libido.

Para estas personas, acudir a un terapeuta sexual o a un profesional de la salud mental para superar esta vergüenza puede resultar ser una reconexión con sus impulsos sexuales. 

  • Estás teniendo buen sexo. Gracias a tus hormonas, y cuanto más tienes, más lo anhela tu cuerpo. Si recientemente has empezado a mantener relaciones sexuales con alguien (¡o tienes un nuevo juguete sexual!), es normal querer tener sexo con más frecuencia.
  • Estás haciendo más ejercicio. Algunas personas descubren que quieren tener relaciones sexuales con más frecuencia cuando hacen ejercicio con regularidad. Esto podría atribuirse a varios factores: mayor confianza, reducción del estrés, mejora del sueño o cambio de ciertos medicamentos (antidepresivos, anticonceptivos, etc.), entre otros.
  • Estás en el punto «caliente» de tu ciclo menstrual. Generalmente, suele suceder justo antes, durante o justo después de la ovulación. Si tú o tu pareja estáis “hambrientos” algunos días al mes, ¡son las hormonas las que hablan!

Cuando la libido alta es un problema

Tu libido alta es un problema si crees que es un problema o si te está llevando a actuar de una manera que interfiere con el resto de tu vida. Si, por ejemplo, te saltas el trabajo, engañas a tu pareja o gastas tus ahorros en aparatos sexuales para satisfacer tus impulsos sexuales, eso es un problema. En estos casos, te recomendamos que acudas a un profesional de la salud mental para que te ayude a recuperar el control. 

¿Qué más puedes hacer si te molesta este cambio?

Expertos recomiendan hacer un poco de auto-reflexión: ¿Tu libido realmente interfiere con tu vida? ¿O es tu pareja o su educación sexual negativa lo que te hace sentir culpable por estos impulsos?

  • Practica la atención plena. Si tu gran deseo sexual está relacionado con el hecho de que encuentras que el sexo alivia el estrés, encontrar otras formas de aliviar este estrés, como la respiración, la visualización y los ejercicios de contacto no sexual, podría ayudar, argumentan terapeutas consultados.
  • No presiones a tu pareja… Pero comunícate con él/ella. Si tu libido ha aumentado y la de tu pareja no, es posible que A) tu pareja se sienta culpable porque no está tan interesada en tener sexo o B) te sientes resentido porque tu pareja no quiere tener relaciones.

Qué esperar a cada edad

Tu deseo sexual no está estrictamente ligado a una línea del tiempo. Pero hay algunos cambios hormonales y de salud natural que ocurren con el paso de cada década y que pueden afectar tu libido.

Adolescencia

La adolescencia es cuando la libido de la mayoría de las personas es más alta. En gran parte, debido a las hormonas. Aunque eso no significa que sea cuando las personas tengan sus vidas sexuales más satisfactorias y placenteras.

20s
Hablando hormonalmente, este es un momento en el que la mayoría de las personas tienen el deseo sexual más desarrollado. Pero terapeutas consultados explican que, debido a la imagen corporal, la comunicación y los problemas de relación, aquellas personas que no tienen relaciones sentimentales a largo plazo, esta década puede no ser la más satisfactoria.

30s
El estrés es uno de los enemigos de la libido. Para muchos, debido a los niños, el trabajo, las responsabilidades del hogar y los padres que envejecen, los 30 son una época de mucho estrés.

Varias afirmaciones de expertos aseguran que, durante esta época, las fluctuaciones hormonales de las mujeres durante y después del embarazo pueden provocar un menor interés sexual.

40s
Para personas de todos los géneros y sexualidades, los niveles de testosterona bajan durante esta década. En el caso de las mujeres, esto se debe a la perimenopausia. Y en el caso de los hombres, se debe al proceso natural de envejecimiento.

50s

La edad promedia en la que los hombres empiezan a tomar Viagra es a los 53 años, lo que sugiere que muchos de ellos luchan por mantener una erección en esta década. Este factor sumado a que la edad promedio de las mujeres en la que les llega la menopausia es a los 51 años, puede conducir a un menor interés sexual por ambas partes.

60 y más allá

Está claro que tu libido puede ser menos alta que 40 años atrás, pero no hay una regla que diga que tu vida sexual es peor a los 60 que a los 20. Algunas personas se divorcian a los 60, se dejan llevar por un nuevo y emocionante amor y descubren que su deseo sexual se dispara. Otros descubren nuevas formas de tener relaciones sexuales con su pareja que son aún más placenteras.

Entonces… ¿Puede una libido alta llegar a un punto en el que interfiera con tu vida? Sí. Pero mientras no afecte negativamente a tu vida como hemos comentado anteriormente, disfrútalo sin importar qué edad tengas.

Puede interesarte:

Venus y Plutón o la eterna atracción entre Eros y Tanatos

Compatibilidad de pareja en la Sinastria

El camino emocional

Agradecimientos: Foto de Taylor Harding en Unsplash