¿Eres padre o madre y ya se han independizado tus hijos (o alguno de ellos)?

Descubre si tú también has sufrido el Síndrome del Nido Vacío, un sentimiento de soledad y tristeza que se asocia a la pérdida de los padres cuando sus hijos se van de casa.

Aunque quieras lo mejor para tus hijos y desees que les vaya bien cuando se vayan de casa, la experiencia no deja de ser dolorosa. Pasar de tenerlos las 24 h en casa, sentir que te necesitan y atenderlos cuando tienen cualquier problema a prescindir de su compañía constante no hay nadie que enseñe a superarlo al primer día. Es un proceso que hay que pasar, y por mucho que al principio les eches de menos, es ley de vida y acabas acostumbrándote a que ya no busquen a papá y a mamá para todo.

Papá, mamá, me voy de casa.

Este Síndrome juega con las dos caras de la moneda: por un lado, algunos de los padres que lo experimentan lo hacen desde la peor versión, hasta tal punto que pueden engancharse al alcohol, sufrir una depresión o vivir una crisis matrimonial. Por el otro lado, sin embargo, la independencia de un hijo puede suponer una mejora en los vínculos familiares, porque aunque suene paradójico, son muchas las familias que tienen una mejor comunicación cuando se separan que cuando viven bajo el mismo techo. Asimismo, cuando a un matrimonio se le van todos los hijos de casa, pueden experimentar una fase de unión y reencuentro el uno con el otro, ya que pasan de prestar atención en primer lugar a sus hijos a prestársela sola y exclusivamente a ellos y a sus necesidades.

Si eres uno de estos casos que está en pleno Síndrome del Nido Vacío o ya te ves venir el panorama dentro de un tiempo, desde Zhazz queremos darte unos consejos para que lo afrontes de la mejor manera posible:

  • No intentes hacer ver que te sientes bien o que no te importa. ¡Porque claro que te importa! Debes dejar que tu cuerpo y mente lo asimile sin ponerte fachadas que, lo único que harán, será ralentizar el proceso y que te cueste mucho más asimilar que tu hijo/a ya se ha hecho mayor.
  • No pierdas el contacto con él/ella. Que se vaya de casa no significa que esté incomunicado. Y más hoy en día, con las nuevas tecnologías y todo lo que éstas te permiten, no hay excusa para mantener una conversación al día padres-hijos, ya sea por teléfono, videollamada Whatsapp, redes sociales, etc. Y, por supuesto, ver a hacer una visita de vez en cuando a su nuevo piso, verás qué ilusión le hace cada vez que te ofrezca un café hecho de su propia cafetera.
  • Si lo estás pasando muy mal, busca apoyo, sobre todo de aquellas personas que ya hayan pasado por esta situación. Tus seres queridos son las personas que más te van a ayudar y más van a entenderte, no te encierres si no lo estás llevando bien porque será mucho peor.
  • Mira siempre el lado positivo de las cosas. Si tu hijo/a ha tomado esa decisión es porque es la que le hace más feliz o la que más necesita en ese momento, ya que como en casa no se está en ningún sitio y, de no ser así, ¿quién querría salir del nido? Además de estar contento por él/ella, tienes que centrarte en que ahora tu matrimonio dará un paso más, pues la atención se centrará en vosotros dos y en dedicaros todo el tiempo posible que antes estaba más repartido.

Nunca sabrás si el Síndrome del Nido se puede evitar o no, porque eso depende de cómo sea cada persona. Tú te conoces mejor que nadie y sabes cómo puedes reaccionar ante esta situación, y si crees que será más duro de lo normal, tienes que organizarte con tiempo para buscar nuevos retos en tu vida personal o profesional, conocer gente nueva con quien ocupar el tiempo que antes dedicabas a tus hijos y hacer lo posible para que las paredes de casa no te coman, sino que te comas tú el mundo a partir de ese momento.

Busco pareja estable

Agradecimientos a : Photo by Aricka Lewis on Unsplash

Sandra López Salas