Cuando se trata de sexo, tu pareja puede tener ciertos comportamientos que no se clasificarían como un abuso, una agresión sexual o violación pero estos, podrían hacerte sentir incómoda o incluso ser perjudiciales para ti. Debemos insistir ya que muchas personas confunden los hechos y existe y una gran diferencia entre abuso y agresión sexual.

En el abuso no existe violencia o intimidación, no obstante, un abuso sexual puede ser la antesala a una agresión sexual. Con el tiempo, estos comportamientos que al principio podrían confundirte como experimentos, podrían conducir a experiencias aun más desagradables, por lo que si no estás segura de si las travesuras de tu habitación son 100% saludables, no bajes la guardia.

¿Qué quiere decir “comportamientos poco saludables” con tu pareja?

En el sexo podríamos decir que vale todo siempre y cual este consensuado por ambas partes y por acuerdo mutuo. Podríamos hablar de las experiencias más comunes que salen de lo habitual, como: la exploración del sexo anal; el sado, masoquismo, o sadomasoquismo; la propuesta de un trío; el uso de consoladores o elementos que estimulen el cuerpo y genitales; el lucir prendas que representes roles.

Pero, ¿cuando decimos que un comportamiento no es saludable? Sobretodo como hemos dicho anteriormente cuando no es consensuado y permitido por ti.

El comportamiento no saludable no tiene porque ser necesariamente violento, pero sigue siendo problemático. Es probable que sea muy sutil, manipulador e incluso podría ser algo que creas que está arraigado en la sociedad como una moda o tendencia. Puede que no pienses que algo está mal pero este comportamiento puede dañarte sin que te des cuenta.

¿Cuales son las alarmas para detectar este comportamiento en tu pareja?

Comportamientos en tu dormitorio que podrían rozar el abuso
Comportamientos en tu dormitorio que podrían rozar el abuso

Hay una serie de comportamientos poco saludables y muchos serán individuales a la situación, pero aquí hay algunos bastante comunes para te harán saltar todas las alarmas:

Hacer cosas para tu pareja pero no obtener nada a cambio.

Si tu pareja siempre te pide favores sexuales pero no los devuelve nunca, es bastante injusto. Puede parecer un pequeño problema, pero con el tiempo este comportamiento podría convertir a tu pareja en una persona mucho más controladora. Las relaciones se basan y deben de ser sobre la igualdad: me rascas la espalda y yo te rasco la tuya.

La insistencia. Quejándose y presionándote cuando ya has dicho “no”.

La insistencia. Quejándose y presionándote cuando ya has dicho “no”.
La insistencia. Quejándose y presionándote cuando ya has dicho “no”.

En ocasiones existen diferentes motivos (cansancio, el estrés, preocupaciones laborales) que nos crean una carga emocional que nos llega afectar a la hora de tener apetito sexual. Es posible que esa noche o quizás por más tiempo no nos apetezca ningún tipo de actividad sexual o simplemente estes un poco distante con tu pareja porque buscas tu tranquilidad, poder reflexionar, es entonces cuando tu pareja se acerca cariñosamente y le dices que no tienes ganas, que hoy “no”.

Podrías reírte de la tira infantil de tu pareja cuando no se sale con la suya, pero cuando se trata de sexo, este es un comportamiento coercitivo. Si ya has dicho “no” y tu pareja todavía está tratando de convencerte, eso no es consensuado. “No es no'”

De muy mal gusto. Comienza e intenta tener relaciones sexuales cuando estás dormida.

Esto es un asalto en toda regla. No importa lo que haya visto en películas o pornografía, comenzar cualquier tipo de comportamiento sexual con alguien cuando está durmiendo no es consensuado y se clasifica como agresión sexual o violación. Si realmente quieres tener sexo a las 2 a.m., despiértalos primero, si te atreves.

No valorarte. Criticar y menospreciarte.

Esto es perjudicial en cualquier tipo de relación, sea de amistad o de pareja, pero es aún más desagradable y más personal cuando ocurre en el dormitorio. Por ejemplo: no es necesario aplicar tu técnica en las caricias, realizar poses que solo a ti te gustan, o dictar lo que haces con tu pubis.

Si lo hieres al decir “no” y no se detiene, ¡eso no es esclavitud!.

A algunas personas les gusta un poco el comportamiento sexual agresivo, pero si no has aceptado ser atado o emmanillado antes de tener sexo y tu pareja comienza a lastimarte dándote cachetes o estirando tu cabello, eso NO está bien. Se convierte en un comportamiento especialmente peligroso si les pides que paren y no lo hacen.

Tu pareja se niega a usar un preservativo.

Tu pareja se niega a usar un preservativo
Tu pareja se niega a usar un preservativo

Cuidado, este tema es sumamente importante y puede acarrear serios problemas. Un estudio reciente muestra que si uno de los dos se niega a ponerse el preservativo al otro le cuesta negarse a tener relaciones. Una investigación española que se presentó en el Congreso de Salud Global de Oxford a finales de junio se centra precisamente en cuáles son las estrategias que los jóvenes consideran más efectivas para no usar preservativo.

No es solo responsabilidad de una de las partes cuidar de las ETS (enfermedades de transmisión sexual) y de los embarazos no deseados. Si hay un pene involucrado, y el dueño de ese pene se niega a envolverlo, es un serio no-no. Es posible que no le gusten los condones, pero es probable que sean menos propensos a disfrutar y convertirse repentinamente en padres o en contagiarte de gonorrea.

Usando tu cuerpo como un calmante para el estrés.

Usando tu cuerpo como un calmante para el estrés.
Usando tu cuerpo como un calmante para el estrés.

El sexo ayuda a mantenernos en una buena forma física fortaleciendo la musculatura y la mejora de nuestro sistema inmunológico. Crea pensamientos positivos y activa el buen humor. Ya sabemos que el sexo genera un gran alivio del estrés.

Pero aun sabiendo todo esto no significa que nuestra pareja pueda usar el cuerpo de otra persona para sentirse mejor. Si has aceptado tener relaciones sexuales, o si ambos usáis el sexo para aliviar el estrés, está bien. Pero si tu pareja simplemente lo ve como una vía rápida hacia su orgasmo, eso no es justo. No debes ser objetivada. Si tu pareja tiene estrés, mejor será que apriete bolas para el estrés, no bolas o senos reales.

Intentar copiar a los actores porno no es una buena idea.

Copiar a los actores porno no es una buena idea.
Copiar a los actores porno no es una buena idea.

Si tu pareja es de los que pasa horas viendo videos porno, ten cuidado, intentar copiar todos los malabares que ve en esos vídeos no siempre es buena idea, ademas nos olvidamos de lo más importante: ¿sexo con amor, con cariño y respeto o simplemente sexo? Esto es lo que debemos tener claro ambos.

Muchas personas obtienen su educación sexual a través de películas porno, pero la pornografía que más fácilmente puedes acceder no es la más saludable en lo que se refiere a sentimientos, ya que no podemos confundir pornografía con erotismo.

El erotismo, al igual que la pornografía, simboliza al ser humano sexualmente activo. El primero es liberado por la imaginación, el cariño, los sentimientos, la ternura, mientras que el segundo es una representación gráfica de la relación en sí misma y la relación sexual puede ser fingida por los actores.

Puede que te ayude a aprender algunos movimientos y consejos, pero es mejor acordarlos verbalmente con tu pareja antes de probarlos. La pornografía a menudo retrata el sexo dañino, por lo que si alguien comienza a presionarlo para que sea como una estrella porno, eso no es nada saludable.

Tomar fotos o grabar videos sin tu consentimiento.

Tomar fotos o grabar videos sin tu consentimiento.
Tomar fotos o grabar videos sin tu consentimiento.

Si te gusta capturar el momento, filmar tu propio video sexual o enviar fotos de desnudos puede ser emocionante para ellos, pero solo si es consensuado contigo. Alguien que te obliga a ser filmado o que te presiona para que tomes fotos desnudas no es nada bueno. No hace falta decir que negarse a eliminar tales videos o fotos, o distribuirlos con amigos o en línea, es DEFINITIVAMENTE poco interesante, de hecho, es ilegal.

¿Qué debo hacer si creo que en la relación con mi pareja existe algún comportamiento de este tipo?

Si alguno de los comportamientos anteriores te parece familiar, no te asustes, algunos comportamientos poco saludables son menos dañinos de inmediato, por lo que si los detectas, te sugerimos que los cortes rápidamente. Las relaciones saludables se forman a través de una comunicación sólida, por lo tanto, busca un buen momento lejos de la habitación para hablar. Te recomendamos leas nuestro articulo: El buen sexo empieza con una buena comunicación

Es posible que tu pareja no haya notado que su comportamiento te está afectando. En este caso, probablemente se mortificarán cuando diga que no estás contento. Pero si se defiende y se niega a tener una conversación razonable, podría valer la pena repensar esta relación. ¿Vale la pena? ¿Te mereces más?

Si el comportamiento poco saludable es más grave, aún puedes intentar hablarlo, pero es muy probable que no te sientas cómoda, en este caso, intenta confiar en otra persona, como un amigo o familiar, un psicólogo o un servicio de asistencia social.

También podría interesarte: ¿Que es “El éxito” en el mundo de la pareja?