Sandra López Salas

Grado de Publicidad y Relaciones Públicas, especializada en el mundo de la comunicación, el marketing digital y las redes sociales.
Colaboro de forma habitual con Zhazz redactando artículos relacionados con el mundo de la pareja con temas concretos sobre la convivencia y la tolerancia.
Sandra López Salas

Es pensar en el “amor de verano” y una sonrisilla se asoma en nuestra cara. Suelen ser inolvidables, y es que… ¿quién no lo ha vivido alguna vez? Si este verano sales por vacaciones y te estás planteando si conocer a alguien o no, desde Zhazz te dejamos algunos puntos que están presentes en un amor de verano para que saques tus propias conclusiones.

Rompes la rutina con planes que normalmente no sueles hacer. Seguramente acostumbres a salir siempre con el mismo grupo de gente, con quien también compartís gustos. Que entre alguien nuevo/a en tu vida puede hacer que surjan nuevas ideas y planes muy diferentes a los tuyos.

Es la “terapia” perfecta para superar una ruptura. Vivir un amor pasajero, sin compromiso, te puede ayudar a superar esa decepción amorosa que has vivido antes del verano. Además de aumentar tu autoestima, te ayudará a no pensar en las cosas negativas que has vivido anteriormente.

Solo tienes buenos recuerdos. Cuando pase un tiempo, incluso unos años, te acordarás de ese amor de verano, porque son los más intensos y los que después más presentes tenemos en la mente por sus experiencias, todas positivas.

El final no es tan traumático. Meterse en una relación de verano es sinónimo a meterse en una relación que tendrá un final cuando a uno de los, o a los dos, se os hayan acabado las vacaciones. Esto os evitará dramas más allá de cuatro lágrimas por la pena de lo vivido que ya pasó y por unas esperadas vacaciones que llegan a su fin.

Aumentas tu experiencia. Nuevas vivencias, nuevas personas, nuevas sensaciones y sentimientos dentro de ti se traducen en experiencia que te llevas y que hacen que te vayas dando cuenta de cómo es el hombre o la mujer ideal para ti.

Solo piensas en divertirte. Lo mejor de estar de vacaciones es la desconexión de la rutina que puedes permitirte: los estudios, el trabajo, la familia… ¡Y los amores de verano se hicieron para divertirse y disfrutar al máximo todo el tiempo posible!

Tienes más libertad. Las palabras “presión”, “desconfianza”, “celos”, “discusión” no existen en un amor de verano, pues es una relación que tan solo dura unos días, como mucho un par de meses, que es el tiempo que tú estás fuera de casa o de tu zona habitual. Además, cuando decidís vivir esta historieta, ambos asumís que no habrá más contacto cuando termine el verano, a no ser que la cosa vaya en serio y hayáis compaginado tanto que surja de ahí una bonita historia de amor.

Y si surge el amor… ¿Qué? En relación con la idea anterior, es posible que pase, que os entendáis tan bien que queráis seguir intentándolo por más tiempo que lo que dura el verano. ¿Y por qué no? Nunca sabes dónde encontrarás al amor de tu vida. Si los dos están de acuerdo en seguir adelante con la relación más allá del verano ¿Por qué no intentarlo? Quién te dice que no encontrarás al hombre de tu vida de esta forma.

Busco pareja estable
Busco pareja estable

Agradecimientos:

Imagen de Pexels en Pixabay