La sociedad en la que actualmente vivimos está caracterizada principalmente por personas que viven en las redes sociales.

El hecho de que alguien no tenga un perfil abierto en Facebook o Instagram, por mencionar algunos ejemplos, le convierte directamente en una persona poco actualizada la cual parece no querer compartir nada con nadie. Quizás suene dramático, pero hay parte de la comunidad que así lo piensa…

Los rollos son un rollo, y lo sabes. Vente a Zhazz
Los rollos son un rollo, y lo sabes. Vente a Zhazz

Para aquellos que sí que estamos presentes en las más conocidas redes sociales, ¿sabéis cuál es una de las cosas que más nos preocupan? Sí, sí, estáis en lo correcto, nuestra fotografía de perfil.

¿Se me verá lo suficientemente guapo/a? ¿Se nota que he estado 4 horas con el Photoshop para que quedase perfecta? ¿Se me ve la papada en esta?

Miles y miles de preguntas las cuáles parecen que nos quitarán la vida en cualquier instante como la respuesta a ellas comporte algún aspecto negativo.
Y todo esto, ¿para qué? Muy fácil, por los LIKES; por el hecho de tener la necesidad de gustarle a todo el mundo. No nos engañemos, hoy en día medimos la importancia de las personas según el nombre de seguidores que tienen en cualquier red social, y es que aquellos que tienen la “suerte” de ser populares a través de Internet acostumbran a poder gozar de cualquier tipo de lujos ofrecidos por algunas de las marcas más importantes del mundo para que el resto de “la plebe” podamos relacionar dichos productos con el prescriptor en cuestión, así sabremos de “qué rollo” va la marca.

Una fotografía no dice nada

Estas conclusiones las podemos relacionar de manera directa con la mayoría de aplicaciones para ligar, gratuitas o de pago, que existen en el mercado. Una vez te registras en cualquiera de estas, automáticamente se te redirige a tu perfil, donde deberás colgar aquellas fotografías en que más te puedas lucir para causar una buena impresión y todo el mundo quiera tener una cita contigo.

En el ya mencionado anteriormente reportaje sobre este tipología de aplicaciones ofrecido por “La Sexta” a través del programa “Equipo de Investigación”, pudimos observar que hay personas que contratan los servicios de fotógrafos para que se les haga una sesión de fotografías la cual irá destinada única y exclusivamente a las redes sociales destinadas a, en teoría, encontrar pareja.
Sin ir más lejos, si buscamos a través de Internet, podemos encontrar multitud de reportajes los cuáles hacen referencia a los mejores consejos para conseguir una buena fotografía de perfil la cual te permitirá ligar más. De hecho, según una noticia publicada el 14 de Octubre de 2016 en el Huffington Post, hay una aplicación, concretamente Tinder, que ha implementado una herramienta para ayudar a sus clientes a tener en el perfil su mejor retrato. Se trata de Smart Photos, y según lo que se puede observar, “consiste en un algoritmo que cambia regularmente la imagen de perfil. Registra todas las reacciones y reorganiza las imágenes del usuario para mostrar la mejor –o la que más parece gustar a los demás- en primer lugar […] Según Tinder, en las pruebas de Smart Photos los usuarios obtuvieron un 12% más de matches”, según el periódico digital mencionado.

Esto no acaba aquí de ninguna manera, pues existen estudios que investigan acerca de este tópico. Según la revista GQ, “un lenguaje corporal más “amplio” (torso recto, cabeza alta, miembros estirados) tiene más posibilidades de recibir respuestas positivas en una conocida app de citas […] que si aparecemos cheposos, cruzados de brazos, con la barbilla clavada en el esternón y la mirada mapache”.
Aunque parezca mentira, lo que estáis leyendo no es para nada una broma; si queréis ligar más a través de las herramientas que te ofrece Internet, hay que estar de brazos abiertos. ¿Significará que entonces estás “más abierto” a recibir propuestas de todo tipo? Quién sabe.

Una fotografía no dice nada

Resulta evidente que para que alguien se fije en ti se te deben ver las intenciones en la fotografía/s escogida/s para representarte. Es decir, que se te deben ver claramente todos los rasgos de tu cara; una sonrisa, por ejemplo, no está de más. Bueno,  y si aparece tu mascota, el éxito está asegurado. ¿Sabíais que los hombres que se hacen ver con sus perros se consideran más encantadores / atractivos?

Aunque parezca un asunto de risa, es algo sobre lo que se debe reflexionar, pues aunque hoy en día no dejan de aparecer personas que reivindican a los cuatro vientos que lo importante de cada persona es su interior, que la belleza desaparece, etc… Conseguimos contradecirnos a la mínima de cambio. ¿Alguien es capaz de explicarme como se supone que sabes que una persona está hecha o no para ti en función de una fotografía?

Desde los tiempos más antiguos, lo primero que hacemos en cuanto estamos buscando una relación amorosa es en el físico. Vaya, que para que nos guste, hay que entrarnos por los ojos. Pero, si de verdad quieres compartir tu vida con alguien, ¿no se le deberían dar la misma importancia a otros aspectos? Qué le gusta hacer, qué le gusta ver en la televisión, cómo se relaciona con los demás, cuáles son sus referencias a la hora de ser como es… Muchísimas preguntas que son imposibles de responder con pocos caracteres, y mucho menos con una fotografía…

No sé qué opináis vosotros, pero, sin lugar a dudas, dejadme decir que en este caso UNA FOTOGRAFÍA NO VALE MÁS QUE MIL PALABRAS.

También podría interesarte: “Vete a Tinder”

Agradecimientos a Photo by Tommy Tong on Unsplash

Sergi Judici Buqueras
Últimas entradas de Sergi Judici Buqueras (ver todo)