Es probable que muchas personas tengan una idea práctica sobre lo que constituye el engaño físico dentro de sus relaciones. Es de esperar que la mayoría de las parejas, tanto monógamas como no monógamas, estén alineadas en esos límites.

Pero el engaño emocional puede suscitar cierta controversia. Si no ha habido ningún contacto sexual, ¿es trampa? ¿Qué separa el engaño emocional de las amistades realmente cercanas? Y, lo que es más importante, ¿es posible que las parejas regresen de indiscreciones emocionales? No hay respuestas fáciles, pero si está lidiando con un engaño emocional, hay formas de abordarlo y seguir adelante.

Los rollos son un rollo, y lo sabes. Vente a Zhazz

Entonces, ¿qué es exactamente el engaño emocional?

Como su nombre lo indica, el engaño emocional a menudo implica intimidad no sexual con alguien que no es tu pareja. Si te has acercado relativamente a un compañero/a de trabajo y te encuentras enviándole mensajes de texto en secreto mientras piensas… espero que esta persona no le diga nada a mi pareja, existe la posibilidad de que te hayas aventurado de una amistad platónica a una trampa emocional.

Eso puede hacer que parezca que no tienes permitido compartir secretos o intimidad emocional con tus amigos porque automáticamente se trata de una trampa emocional, pero, por supuesto, ese no es el caso. Tener una red de apoyo emocional es saludable, y una pareja probablemente no debería ser su única fuente de bienestar emocional. El engaño emocional no se trata realmente de la acción (compartir la cercanía emocional con otras personas además de tu pareja, lo cual a menudo es algo grandioso), sino de las emociones que lo rodean, como esperar que tu pareja no se entere.

Este matiz es la razón por la cual el término trampa emocional podría no ser la forma más clara o neutral de describir los fenómenos en su relación real. Si, por ejemplo, piensas en la intimidad emocional como una forma de infidelidad y tu pareja piensa que la infidelidad es solo física, una frase que incluya infidelidad podría no ayudarte a transmitir cómo te sientes ni a entender exactamente cómo y por qué te lastimaron. Eso no quiere decir que no puedas seguir llamándolo trampa emocional si ese es el lenguaje qué te parece fiel, pero es importante tener en cuenta lo diferente que las personas pueden interpretar la palabra trampa.

Lesión en el apego

Un término que se utiliza es «lesión en el apego”. Este término involucra situaciones en las que una parte de la pareja viola las expectativas del otro. En lugar de obsesionarse con los tipos de comportamientos que constituyen una trampa, el término reformula la conversación para abordar cómo las acciones de una parte de la pareja impactan a otro. “Cuando se trata de una lesión de apego» existe la sensación de que la relación ha sido violada de alguna manera, y hay dolor”.

A veces, las lesiones por apego son accidentales, pero eso no significa que no dañen las relaciones. En última instancia, ya sea que lo llame trampa emocional o una lesión de apego, todos los miembros de su relación deben definir qué cruza este límite para ellos y acordar los términos, para que pueda (con suerte) evitar lesiones de apego como estas.

¿Cómo saber si estás engañando emocionalmente?

Si sientes que tu pareja está teniendo una aventura emocional, es mejor hablar tus preocupaciones con ella directamente. Pero si crees que podrías estar siendo tú, pregúntate: ¿Qué tan transparente soy con mi pareja sobre esta relación?

Vale la pena repetirlo: es saludable tener apoyo emocional de personas ajenas a tu pareja, pero el secreto tiene implicaciones para tu pareja sentimental. Si te encuentras escabulléndote para obtener apoyo e intimidad fuera de tu relación, es posible que no sientas la necesidad de ejercitar ese músculo con tu pareja.

Sí. Se puede intentar abordar el engaño emocional y seguir adelante.

Primero, si fuiste tú quien hiciste el engaño emocional, es posible que te preguntes si deberías decírselo a tu pareja. Esto puede ser especialmente cierto si te has jurado a ti mismo que detendrás el asunto emocional o si ya le has puesto fin. Es posible que estés ansioso por la reacción con tu pareja o incluso convencido de que no querría saberlo. Si bien depende de ti decidir si revelar o no esa información, revelarla puede ayudarte a «garantizar que la base de tu relación se basa en la confianza y honestidad».

Una vez que ha salido a la luz, sin importar quién haya tenido una aventura emocional, el primer paso es decidir si ambos queréis permanecer en la relación. Si tu pareja te engañó, podrías preguntarte si estás dispuesto a hacer el trabajo necesario para perdonarla. Si hizo trampa, podría explorar por qué salió de la relación para satisfacer sus necesidades. En última instancia, no importa quién tuvo la indiscreción, ambas personas deben determinar si esta es la relación en la que quieren estar.

Siempre que ambos hayáis decidido intentar resolver las cosas, la mejor manera de comenzar el proceso de curación es comunicar lo que sucedió. Como era de esperar, esto puede volverse realmente complicado. La persona que hizo el engaño emocional puede querer aliviar su culpa compartiendo cada detalle, mientras que su pareja puede encontrar los detalles demasiado dolorosos. Por otro lado, una pareja puede pedir todos los detalles sobre la trampa emocional, solo para darse cuenta de que hace que el perdón sea mucho más difícil. No existe una respuesta universal sobre cómo resolver esta situación; depende de ti y de tu pareja descubrir qué se siente bien. Pero si estáis comprometidos a resolverlo juntos, esa es una gran base para la curación.

Creo que todo es posible y que es posible superar esto

El primer paso para reparar activamente el daño es que la persona que hizo trampa reconozca cómo sus acciones han causado daño, «Tienes que estar abierto». “Tienes que estar listo para decir: ‘Mis acciones y mi comportamiento realmente impactaron a la otra persona’”. Las disculpas efectivas implican mucho más que simplemente decir lo siento, pero reconocer la culpa es un gran comienzo.

El simple hecho de reconocer que estás de acuerdo con esta dolorosa realidad puede ser útil. Al examinar los hábitos de las parejas que permanecieron juntas después de la infidelidad, descubrimos que muchas parejas reconstruyeron la confianza. «La traición es la parte más dañina de una aventura».

Leer más: ¿Amor o apego? Creo que es seguro decir que a todos nos ha pasado. Pero luego de unos meses, ¿es realmente posible pensar que esa sensación de deseo que te invade el cuerpo puede ser llamada amor? 

Fuente de información Robert Allan, PhD

Agradecimientos Imagen de prettysleepy1 en Pixabay

Criatura Apasionada