La incertidumbre es simplemente el no saber. 

El miedo ante lo desconocido ha existido siempre. De hecho, es una de las emociones que ha causado algunos de los escenarios más importantes de la historia. 

El tener miedo es poderoso. Aunque la mayoría de sus connotaciones son negativas, es una emoción que puede ser usada a favor nuestro. 

Sin embargo, debido a nuestra naturaleza, el miedo ha sido concebido como algo negativo. Por ello es que nuestra reacción a este tiende a agravar los momentos en los que sentimos miedo. 

Los rollos son un rollo, y lo sabes. Vente a Zhazz

¿Le tengo miedo al amor?

La incertidumbre amorosa puede ser vivida de distintas maneras, dependerá de cómo concebimos al amor y lo que esperamos de las vivencias románticas. 

El miedo a no saber lo que depara el futuro puede tener distintos efectos sobre cómo vivimos y manejamos nuestras relaciones románticas. 

Mantener una relación con la persona equivocada, buscar a quienes no están disponibles e incluso perder la capacidad de conectar amorosamente. Todas son consecuencias del miedo. 

¡No te confundas!

No importa si estamos conociendo a alguien o si hablamos de la relación en la que nos encontramos. Hay muchos tipos de temor frente al amor. 

Lo que las historias de amor me enseñan

Los más grandes aprendizajes de mi vida ocurrieron mediante una situación dolorosa. 

Me gustaría saber que contando una historia puedo ahorrarle un corazón roto a alguien más. No hace falta que duela para poner en práctica las enseñanzas de la vida. 

He estado en más de una situación en donde las preguntas me agobian y el no saber se apodera de mis acciones. 

El nacimiento de mi miedo

El año pasado conocí a alguien quien me hizo pensar que había logrado, finalmente, descubrir el amor.

Nunca había sentido una conexión en donde todo era simple.  

Esta no es de esas historias en donde pensé que era amor cuando no lo era. Pasé meses amando incondicionalmente a alguien, y en ningún momento el miedo o las dudas inundaron mis pensamientos. 

Me fui de viaje por unas semanas. Estábamos siempre en contacto y yo no podía esperar a volver para contarle todo. 

Una noche antes de mi retorno recibí un mensaje:

Esto no está funcionando.

Historias que se repiten

El temor puede surgir en nosotros después de haber sentido que todo lo que empieza está destinado a terminar. 

Tiempo después conocí a alguien más. El primer pensamiento que cruzó mi mente fue fatalista. Una vez más, esto terminará como la vez anterior. 

Decidí darme una chance y disfrutar de poder sentir amor por otra persona. 

Esta persona que me mostró que a pesar del corte abrupto de mi anterior relación, la capacidad de amar todavía existía en mí. 

Después de meses de salir con alguien quien me respetaba y entendía, sentí la necesidad de tener una conversación que nuevamente me llevó a aguas desconocidas:

No quiero una relación

Cuando el miedo se hizo mi amigo

Puede que pienses, ¿dónde está el final feliz?

Las dos relaciones que pensé que iban bien terminaron sin realmente muchas explicaciones. 

Mi mente se inundó de dudas e inseguridades. Después de unas lágrimas y lo que se sentía una eternidad perdida, decidí aceptar el dolor, el miedo y buscar el aprendizaje detrás de lo que había vivido. 

Noté que había dos maneras de interpretar la situación. 

Mi lado más pesimista me seguía repitiendo que claramente el amor no era para mí. 

Pero decidí darme otra oportunidad y encontrar el verdadero significado del amor frente a la incertidumbre. 

¿Cómo no sentir miedo?

Es imposible. 

Pero sí podemos cambiarle el nombre. Creemos que la incertidumbre causa miedo, pero quizás lo estemos confundiendo.

La incertidumbre será nuestra eterna compañera en todos los aspectos de la vida. El romance, las amistades, nuestro trabajo y finalmente nuestra vida serán eternos momentos de no saber. 

No saber qué es lo que sigue es la mayor herramienta para desarrollarnos como personas y también para aprender amar. 

Amar sin miedo a los finales, amar sin pensar en los inicios. Amar por el simple hecho de amar es la única manera en la que pensaremos en la incertidumbre como una aventura. 

Agradecimientos a Photo by Patrick Schneider on Unsplash

Estefania Mantas Mansilla