LA 1ª CITA: Los fantasmas del pasado

Todo está preparado para que sea une velada de cuento de hadas. Te gusta, le gustas, os miráis fijamente a los ojos y sabéis que habéis hecho bien en quedar de una vez por todas. Pero… ¡pum! No se te ocurre otra cosa que sacar a relucir los fantasmas del pasado; no se te ocurre otra cosa que hablar de tus ex.

LA 1ª CITA: Los fantasmas del pasado

LA 1ª CITA: Los fantasmas del pasado

Estamos de celebración. El nuevo año se aproxima, y con él las resoluciones que todos los seres humanos nos proponemos al empezar una nueva etapa; promesas que, en su gran mayoría, acaban por no cumplirse, pero que siempre están presentes en nuestras vidas.

Es por eso que desde Zhazz también nos hemos propuesto un reto: mostraros a vosotros, lectores, aquellas recomendaciones que deberíamos todos tener en cuenta si queremos causar una buena impresión en aquellas primeras citas a las que acudamos, porque no nos vamos a engañar; no hay nada como causa una buena primera impresión. ¿Por qué? Porqué nos gusta jugárnoslo todo a una tirada, y si lo que buscamos es arriesgar, arriesguemos sabiendo que vamos a ganar.

Las primeras citas son como las entrevistas de trabajo; todos debemos pasar por ellas y a todos nos aterran. Esta sensación de nervios incontrolados en el momento en el que te estás acercando al punto de encuentro… Parece que estés a punto de hacer el examen de conducir.

Y es que como cualquiera entrevista, aquello que haremos para que “nos cojan” es expresar nuestras características más favorables y vendernos como auténticos comerciales del amor. ¿Hasta aquí todo bastante evidente, verdad?

Pues hay personas que parecen no entenderlo demasiado bien. Hay personas a las que les gusta hablar más de la cuenta y abrirse en canal a los 30 minutos de haber empezado a hablar con el/la pretendiente/a que tiene sentado/a enfrente.

A ver, no nos vayamos a malentender, que está muy bien que desde el primer momento nos mostremos sinceros y honestos, pero hay que ir dejando caer la información de poco en poco para que la otra persona no se sienta agobiada.

LA 1ª CITA: Los fantasmas del pasado

Como en toda situación con la que nos podamos encontrar a lo largo de la vida, hay cosas que es mejor no sacar del baúl; es mejor guardárselas para uno mismo. Y esta es la razón de ser de este artículo, pues cualquiera persona es capaz de detectar que hay ocasiones en las que ciertas no les acaban de regar bien las neuronas de aquello que NO se debe mencionar en un primer encuentro con alguien con quien buscas algo más que una simple amistad.

En este primer artículo de esta nueva serie queríamos hacer referencia a lo que ya hemos nombrado como LOS FANTASMAS DEL PASADO, a los EX. ¿Y por qué los llamamos de esta manera?

Pues precisamente porque son entes que formaron parte de nuestra vida tiempo atrás, personas en las que ya no deberíamos pensar ni nombrar a no ser que resulte que habéis acabado siendo amigos.

Desde Zhazz nos planteamos la siguiente pregunta: ¿Cómo se nos ocurre hablarle de nuestras desdichas aventuras con antiguas relaciones a alguien con quien queremos compartir experiencias similares? Hablar de lo mal que lo has pasado, lo sentimos, pero no ayudará. ¿De verdad no tienes cosas más interesantes de las que hablarle? Tu infancia, tu carrera, tus sueños, tu filosofía de vida, tus aficiones… ¿En serio le hablarás de lo que acostumbrabas a hacer con María, Pablo o Isabel?

Y además, ¿cuál crees que será la respuesta que de manera cada vez menos atenta te está escuchando? “Vaya, qué pena… Ojalá algún día os reconciliéis…” “¡Guau! Pues sí que hacías cosas divertidas. ¿Qué salió mal?”. No, no y no. Error del sistema. Lógica sin encontrar.

Y no os penséis que este tema solamente debe ser obviado en el primer encuentro, es algo que debe empezar a ser compartido en el momento en el que no tengáis secretos, el momento en el que sepas que estás junto a esa persona y que, de momento, no hay nada ni nadie que pueda interferir en vosotros. Vamos, que debe ser compartido en cuanto ambos tengáis confianza mutua y, quizás, ciega. Y de nuevo os preguntaréis: ¿por qué?

Imaginaros que, por ejemplo, estáis celebrando la nochevieja con vuestros amigos y, de repente, recibes un mensaje de aquella persona que estás conociendo; lo abres, y lees:

“¡Hola! ¿Sabes qué? Estoy aquí donde te expliqué y… Es que es muy fuerte… ¡Me he encontrado con mi ex! Nos hemos visto y ha sido muy incómodo. Al final ni nos hemos saludado. ¡No me lo creo!”

Y ahora, ¿qué? ¿Qué se supone que debemos hacer? Espera que se me está ocurriendo algo… Ni contestar. ¿Por qué deberían enviarnos un mensaje así? ¿Qué es lo que se busca? Quizás dar a entender que no ha llegado a haber contacto con esa persona porque ahora mismo en quien está centrad@ es en ti, pero qué mal…

A los ex, ni tocarlos. Sinceramente, no vale la pena. Céntrate en el presente.

Imágenes de:

Photo by Bryan Apen on Unsplash
By | 2018-01-08T11:30:48+00:00 enero 8th, 2018|Categories: Parejas|Tags: , , , , |

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar