Todos sabemos que actualmente tenemos más esperanza de vida. La medicina a avanzado y mucho, nos alimentamos mejor, somos más ágiles al incorporar rutinas deportivas, nos curamos con terapias alternativas menos dañinas y más respetuosas con nosotros mismos y esta evolución no para. Según un estudio del Instituto de Métrica y Evaluación para la Salud publicado en el último número de The Lancet, España recuperará el primer puesto del ránking mundial en esperanza de vida en el año 2040.

Los cuarenta de antes son los cincuenta de ahora o incluso más, ya que el estudio baraja con varios escenarios: el mejor de ellos prevé en 2040 un incremento de hasta 4,5 años en la esperanza de vida.

Después de enfrentarte a la «crisis» de los 50, te das cuenta que es una barrera psicológica del pasado, al igual que fue la barrera de hace 20 años de los cuarenta, os acordáis: “de los cuarenta para arriba no te mojes la barriga”. LLegabas a los 40 y estuvieras o no más o menos en forma con buena salud, la sociedad te marcaba como una persona mayor con todos los perjuicios de la época. Ten cuidado, decian por alli, que ya eres mayor…

No hay que decir pues, que los tiempos han cambiado con la época y este efecto hace que los adultos pierdan esta barrera psicológica de la edad y en la mayoría de casos su estado físico es de envidiar, los adultos han captado el mensaje, lo han entendido muy bien. O no tan bien…

¡Se ofrece segunda juventud con experiencia y saber hacer!

MIentras que en Francia fue recientemente incluida la palabra “adulescents” en el Larousse (diccionario de la lengua Francesa) y los reconoce como “adultos adolescentes” adultos que continúan teniendo un comportamiento comparable a los adolescentes: mayores de edad que ni estudian ni trabajan y son mantenidos por sus padres, llegó la palabra “quincado” que podría ser los cincuentones españoles considerados “adultos jóvenes” descritos por el sociólogo Serge Guérin

El panorama ha cambiado, hasta ahora, cuando se dice que una mujer o un hombre “están en la mediana edad”, se usa para describir un periodo de cuestionamiento personal, que comúnmente ocurre al alcanzar la mitad de la edad que se tiene como expectativa de vida.​ La persona siente que ha pasado la etapa de su juventud y la entrada a la madurez. Es el principio del fin.

Actualmente, muchos de los quincuagenarios se consideran “adultos jóvenes” con muchas décadas de vida aún por delante. Doctores especializados en gerontología coinciden que la vejez no empieza hasta los 75.

Así pues, si por el contrario decimos que eres un “adulto jóven”, eres considerado una persona plenamente adulta, supone la presunción legal de que existe capacidad plena en el individuo para decidir y actuar en consecuencia. Y es en este estado en el que uno retrocede a una edad lo más joven posible y desde la cual explosiona de alegría tanto como puede.

¿Pero que paso con los adultos? ¿Dónde están estos adultos responsables? Iconos de edad adulta, solventes, tradicionalmente asociados a la opulencia, el poder, lujos, vida acomodada, tranquilidad profesional, sabiduría o incluso la soberbia de saberlo todo.

Una parte del sueño

¿Pero, que son los denominados adultos jóvenes (quincados)?

“Nuevos adolescentes con sensación de tragedia”

Esta obsesión con la rutina mortal ciertamente no es nueva. Así lo describió Freud en 1916, “La muda del lado adulto”. Es el resultado de la “progresión del principio del placer en principio de la realidad”. 

Porque a todos nos pasa, tener miedo de ver que el campo de posibilidades se reduce inexorablemente es un clásico de la duda existencial, al menos desde finales del siglo XIX. Sin embargo, la mayoría de ellos terminaron acomodando esta atrofia inevitable, en el aire de “No es como si tuviéramos la opción”. Afortunadamente, mil héroes de películas o novelas estuvieron allí para hacer grandes crisis catárticas del entorno de vida en nuestro lugar.

Dado los cánones de la época, la edad adulta pierde su soberbia.

Los quinquas (cincuentones adultos jóvenes) lo entendieron bien. ¡Se ofrece una segunda juventud, experiencia y más!

Entonces, ¿por qué esta rebelión de no quererte hacer adulto se hace más fuerte hoy que ayer? Para Serge Guérin, celoso defensor de los quincados, es muy simple:

“El consentimiento para la renuncia a la edad adulta se basó en un contrato implícito: cuando uno” variaba “, uno perdía, ciertamente, en libertad, pero uno ganaba en estabilidad, serenidad y … solvencia”.

Serge Guérin

Pero, en 2019 ¿quién puede reclamar la mayor durabilidad y estabilidad? “Las parejas se separan (gran parte de los matrimonios terminan en divorcio), los empleos para toda la vida son para cuatro privilegiados”, dice el sociólogo. No es raro que las personas de cincuenta años compartan las ansiedades de sus hijos: rupturas devastadoras, errores amorosos, inestabilidad profesional, escasez de dinero, vivir otra vez con los padres…

A partir de ahí, si ya no tenemos ninguna de las presuntas ventajas del adulto, “¿no es normal correr marcha atrás? o ¿aspirar a un cambio, al regreso de algunos de los privilegios de la juventud?” La parte del sueño es lo de menos, lo importante es la vulnerabilidad que te persigue, la fragilidad, la cual compensas con un cambio de actitud, obligarte a ser feliz para no pensar.

“Adolescentes que tienen la sensación de tragedia” ¡eso es lo que son los “adultos jóvenes”!

¡Los pobres adultos!

Bonita definición que dará un poco de complacencia a todos aquellos que recientemente han hecho el scooter eléctrico su vuelta a la juventud…

Para la psicoterapeuta Jeanne Siaud-Facchin (autora de Por favor, ayúdame a vivir, Ediciones Odile Jacob), esta negativa de la edad adulta no es sorprendente. Los niños a menudo dicen: “Cuando sea grande, haré lo que quiera”. Pero con las responsabilidades que se acumulan en la edad adulta, obviamente cada vez quieres ser menos adulto.

Esta “estafa histórica”, con sus muchas decepciones, no es reciente. ¡Veamos la lluvia de órdenes judiciales sin precedentes que han caído en los últimos años sobre los adultos pobres!

No puedes ser simplemente un padre amoroso y preocupado. Uno debe ser un padre excepcional, con un compromiso permanente e intenso. Es lo mismo en la vida profesional o sentimental. ¡Todo es tan pesado, tan complejo, tan “desafiante” y tan aterrador a veces, y por supuesto, incluida la alimentación!. La conclusión, que es normal querer huir a los 29 años teniendo 55 con la nariz al viento en tu scooter rosa, con un casco a juego, escuchando Angèle o Clara Luciani en tus auriculares …

No perdamos el Norte

Lo más perverso de esta forma de vida que nos inyectan y que compone la era es que, en lugar de disfrutar de una forma de vida confortable, apaciguada, tranquila, estamos invitados a cualquier edad a “continuar soñando”, a “elegir la aventura”, para “inventar una vida XXL” y luego “reinventarla” y seguir “reinventandola” con lo cual, estamos destinados a ser comparados con un dinosaurio al completo… 

Y para terminar con el tema, si agregamos a todo esto, para completar la confusión general, todos estos mantras, gurús, chamanes en torno a la sabiduría, del “YO”, el “SABER”, los beneficios del cambio, a tener múltiples vidas en una… para volverse loco.

Y el caso es que existen tantos mantras contradictorios, que con las lecturas clásicas de estos adultos llamados “adultos jóvenes” puedas acabar muy perdido.

Busco pareja
Busco pareja

Fuentes de información:

http://madame.lefigaro.fr/societe/quincados-la-prise-dadolescence-190719-166171

https://www.triatlonline.com.mx/forma-total/item/como-mantener-el-ritmo-en-el-triatlon-despues-de-los-50/

Equipo ZHAZZ

Matchmaking personalizado para buscar pareja estable. ZHAZZ te ayuda a encontrar personas con las que puedas compartir gustos, pasiones e ideologías.