Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando empezamos a notar problemas con nuestro deseo sexual, cuando nuestro libido es baja, es la capacidad de hablar al respecto con nuestra pareja. 

Nuestra libido puede llegar a comportarse como una montaña rusa. Esto es más que normal, por lo que el hablar del tema no solo te sacará un peso de encima, sino que ayudará a manejar los sentimientos de culpa y represión. 

Los rollos son un rollo, y lo sabes. Vente a Zhazz

Causas comunes del descenso del deseo sexual

La falta de pasión en una relación romántica no siempre se debe a un obstáculo con tu pareja. Hay muchos factores externos que pueden afectar el deseo de intimidad. 

Cansancio y estrés

libido baja en la pareja
Cansancio y estrés

Si tú o tu pareja habéis notado que vuestros deseos sexuales no están a tope después de un largo día de trabajo, no creáis que hay algo mal entre vosotros. 

La intimidad requiere de energía mental y física. Es un hecho que el cansancio afectará tu deseo sexual, y este viene de la mano del estrés. 

Momentos de dolor, de dificultades económicas e incluso de conflictos en nuestras vidas sociales pueden tener un impacto en la manera en la que vivimos nuestra sexualidad.  

Si bien es posible que ambas personas se encuentren agotadas, hay muchas maneras de no dejar que la fatiga dañe tu relación. El comunicarle a tu pareja lo que estás viviendo es la mejor manera de llegar a la comprensión. 

La mente y su impacto sobre el cuerpo

libido bajo, no tengo ganas de sexo
La mente y su impacto sobre el cuerpo

Es posible que creas que el deseo sexual no tiene mucho que ver con lo que pasa en nuestra mente, que es un simple impulso animal. Sin embargo, nuestras ideas tienen un impacto directo sobre nuestra libido. 

Muchas parejas asumen que la falta de deseo sexual se debe a la carencia de amor. Sin embargo, nuestra confianza en nosotros mismos afecta la intimidad de la pareja. Muchas veces, la falta de pasión es consecuencia de un bajo  autoestima.

El paso del tiempo

No creas que porque dos personas no manejan la misma tensión sexual que tenían en el momento de haberse conocido significa que ya no hay más amor. 

A medida que pasa el tiempo, el amor se modifica así como también lo hace la dinámica de pareja. El deseo puede verse afectado por el acostumbramiento. 

Al construir una relación, las prioridades e interacciones se modifican con los años. Buscar reavivar la pasión tendrá un impacto positivo tanto en el aspecto físico y emotivo de la relación. 

Todo puede cambiar

Si bien no podemos forzar que los deseos sensuales aparezcan de la noche a la mañana, es posible trabajar en las causas de la falta de nuestros apetitos sexuales. 

Así como muchos aspectos de nuestras vidas, el trabajo interno es el primer paso para lograr mejorar nuestra relación con quienes nos rodean. 

Buscar el balance

Nuestra profesión es una gran parte de nuestras vidas. Trabajos en una oficina, curros con horarios fuera de lo normal o incluso tareas del hogar. Todo tipo de labor requiere de invertir energía física y mental. 

Las relaciones íntimas no son la excepción. 

Buscar una vida balanceada significa encaminarnos a enfocar la energía necesaria (no más, no menos) en cada una de nuestras tareas cotidianas. El llegar a casa y pensar en el trabajo, el estar en el trabajo y tener en mente nuestros vínculos sociales. Son actitudes comunes que drenan nuestra energía. 

El enfocar la mente y acciones en el momento adecuado pueden ser salvavidas en lo que concierne a relaciones íntimas y a la vida en general. 

Priorizar nuestro bienestar individual

El analizar cómo nos sentimos con nosotros mismos es un enorme paso hacia sanar nuestras relaciones. Especialmente cuando se trata de reponer nuestra intimidad. 

Si nuestro autoestima y pensamientos son razones por las cuales nuestro deseo sexual ha decrecido, hablarlo con un experto puede conducirnos a descubrir más de una manera de resolverlo. 

Darle la bienvenida a los cambios

La búsqueda por reavivar el vínculo con nuestra intimidad es un proceso de desarrollo personal y de pareja. 

El hacer partícipe de nuestros procesos emocionales y físicos a nuestra pareja tendrá un impacto positivo en la relación. Por otro lado, hablar de nuestras experiencias con un especialista puede conducirnos a tenernos paciencia y aprender sobre cómo manejar nuestros deseos sexuales de una nueva forma. 

Leer más: Deseos sexuales: ¿Por qué mi libido se encuentra en el suelo?

Por Estefania Mantas Mansilla

Nuestra libido se presentará en distintas formas y momentos a lo largo de nuestra vida. El aprender a aceptar los cambios de nuestros cuerpos y prioridades a lo largo de una relación es el camino más saludable para cuidar de nosotros y de quienes amamos. 

Agradecimientos a Photo by freestocks on Unsplash, Claudia24 en Pixabay, Bhikku Amitha,

Estefania Mantas Mansilla