En los tiempos que corren todo corre muy deprisa, algunas cosas quizá demasiado deprisa, pero lo que verdaderamente importa es llegar y no la velocidad o la edad con que se llega.

Un buen ejemplo es Carlos Sainz

Con 57 años Carlos Sainz ha ganado recientemente la carrera por el desierto más dura del mundo, el Dakar, es el tercero que gana y cada vez con un coche diferente Wolkswagen (2010), Peugeot (2018) y ahora Mini (2020)… y estas son algunas de sus palabras y las de su copiloto extraídas de diferentes medios de comunicación:

Los rollos son un rollo, y lo sabes. Vente a Zhazz
Los rollos son un rollo, y lo sabes. Vente a Zhazz

“Cuando todo el mundo piensa que Carlos ya está mayor, da un golpe sobre la mesa y gana el Dakar”

Dice su copiloto Lucas Cruz.

“Cometer menos errores e ir más rápidos, esa es la clave para ganar”

Dice Carlos Sainz

“Hay que tener paciencia, en el Dakar no te puedes volver loco. Cada día hay que resetear y pensar, si pierdes, que no puedes ganar al día siguiente todo el tiempo perdido. Quizá en otras ocasiones he sido un poco más impaciente”

Declara Carlos Sainz

“Nadie ha regalado absolutamente nada”

Analiza Cruz, su copiloto.

“Si yo me equivoco con la navegación, nadie me echa la culpa; si él pincha una rueda, nadie se enfada con nadie”

Apunta el copiloto

Otro buen ejemplo es Judith (nombre ficticio), actriz porno.

Lo cuenta la doctora Marian Rojas Estapé en su libro “Cómo hacer que te pasen cosas buenas”. Judith es una actriz porno con más de un millón de seguidores en las redes sociales que se dirige a la doctora tras una conferencia y le dice: “No quiero seguir viviendo. No puedo más, me voy a suicidar. No tengo futuro”. Le contó que su novio de toda la vida le había pedido matrimonio, y pensó… ¿cómo me voy a casar y tener hijos con todo el rastro que he dejado como actriz porno en internet? Se le hacía insoportable.

La doctora vio que Judith había vivido todo demasiado deprisa (dinero fácil, drogas, prostitución de lujo, y un novio que lo sabía todo y que le prometió que la esperaría siempre) y la escuchó y la ayudó en su consulta como siquiatra hasta que superó el trauma. Un día la doctora recibió una carta de Judith en la que le contaba que con sus ahorros había montado una tienda de ropa, que se casaba en primavera y que: “He recuperado las ganas de vivir”.

Nada tiene que ver una historia con otra… pero yo sí veo conexiones.

Algunas de las frases de Carlos Sainz y de su copiloto Carlos Cruz son un verdadero manual de éxito para parejas: “Si yo me equivoco con la navegación, nadie me echa la culpa; si él pincha una rueda, nadie se enfada con nadie”. 

Y el: “He recuperado las ganas de vivir” de Judith que le escribe a la doctora, no solo es maravilloso, sino que es un mirar al frente (el futuro, sobre el que sí se puede actuar) y no echar la mirada atrás (el pasado, sobre el que ya nada se puede cambiar).Para mí son dos historias en las que se combinan dos experiencias humanas extremas con al menos dos mensajes claros:

  • Nunca es tarde para empezar de nuevo (no es mío, es de la doctora Marian Rojas).
  • Nunca es tarde para empezar de nuevo, ni en el amor ni en casi nada.

También podría interesarte: ¿Doy más oportunidades si no hay “feeling” en la primera cita?

Agradecimientos a: https://www.carlos-sainz.com/biografia.php

Anonimus Amorimus