Aventúrate a escapar del chat

Cada vez resulta más común ligar a través de la red. Día tras día, millones de “likes” se dan a través de aplicaciones varias para empezar a conocer a alguien. Y es que cuando nos encontramos detrás de una pantalla, todo parece más fácil, pero… ¿Por qué nos cuesta tanto escapar del 2.0 y darle una oportunidad a la vida real?

Aventúrate a escapar del chat

Aventúrate a escapar del chat

Eso de que el Internet es el futuro ya es cosa del pasado. Internet es el presente, y cada día forma mayor parte de nuestras vidas, pues a medida que van avanzando las generaciones, la mayoría de aspectos que conforman nuestro ser están todos guardados dentro de tan sólo 15’ pulgadas y montones de GB de memoria.

E Internet no es menos en cuestiones de amor. Hace tiempo que venimos diciendo que encontrar a alguien con quien poder compartir un proyecto de vida a través de la red está viniendo a ser una costumbre de la que nos será difícil despegarnos, pues nos estamos convirtiendo en seres que cada vez disfrutan menos de la luz solar para depender tan solo la clave wifi de los establecimientos en los que nos encontramos.

Aun así, todavía estamos anclados en la frivolización de este tipo de parejas, formadas gracias a empresas que se dedican a intentar ayudar a encontrar el amor a sus clientes, y es que es algo que se tiende a frivolizar, a darle incluso menos relevancia de la que se merece.

Al fin y al cabo, es probable que una gran parte de la población prefiriese contar cómo conoció a su pareja de una manera trepidante, divertida e incluso emocionante que no tan solo con un: “Internet hizo el trabajo por nosotros”; qué no es ni mucho menos así, pero debéis entender que hay que atribuirle cierto toque dramático al contenido que publicamos…

Aventúrate a escapar del chat

A pesar de esta concepción que tenemos del amor nacido a partir de la red, hay que reconocer que somos muchos los que tenemos la tentación de formar parte de alguna de las muchas comunidades que existen hoy en día, simplemente por la curiosidad de saber a cuanta gente le podemos llegar a agradar, curiosidad y picardía que acostumbran a acrecentarse en el momento en el que resulta que nos encontramos con el ya conocidísimo “match”. ¿Por qué? Porqué el homo sapiens sapiens actúa de esta manera; a todos nos gusta gustar, y en el momento en el que vemos a través de la aplicación que alguien está interesado en nosotros, nuestro ego aumenta de manera notoria y nos expresamos de una manera mucho más seguro e incluso “chulesca” respecto cómo lo haríamos si la situación fuese distinta; básicamente, en carne y hueso, pudiendo ver a la otra persona.

Ya se menciona en un artículo publicado por el diario El Mundo en la sección Yo dona; “Muchas veces la actitud por chat no suele hacer justicia a la personalidad de cada uno”. Y para qué mentir, ¿acaso alguien se atreve a opinar que esta premisa es una falacia? Resulta evidente que habrá muchas personas que no se verán reflejadas en esta concepción, pero debemos admitir que el chat nos da herramientas sustanciosas que no nos puede aportar el directo; tenemos todo el tiempo para estudiar y analizar nuestras réplicas, esperando que aquello que repliques tendrá exactamente aquella contestación que estás visualizando. Además, como la otra persona no se encuentra justo enfrente, no tenemos miedo alguno de que se puedan ver las que consideramos nuestras flaquezas, nuestras inseguridades, de manera que nos mostramos totalmente diferentes a una situación, quizás más vulnerable, como lo podría ser el quedar en un bar para tomar un café.

Aventúrate a escapar del chat

A priori, una relación de estas características tan solo puede tener cosas positivas que aportar, sobretodo, a nuestra autoestima, pero esto solamente viene a ser algo efímero que puede desaparecer en cualquier momento. Algo parecido razona la doctora Leslie Becker-Phelps en su libro “Amor: la psicología de la atracción”, mencionando que “se debe considerar una relación en línea como si fuera un experimento […] y es buena idea quedan en persona con alguien tan pronto como esté claro que tenéis cosas en común”.

Hay personas que afirman tener relaciones “estables” sin tan sólo haber podido tocar a la otra persona. Por el medio habrá habido muchas video llamadas, mensajes de texto, etc… pero no hay aplicación comparable al hecho de poder abrazar, acariciar o besar a aquella persona de la que crees estar verdaderamente colgado.

No hay problema alguno por conocer a alguien buscando en multitud de portales, pero el enlace entre ambos debe ser efectuado en persona, pero el problema que detectamos es que tenemos mucho miedo, miedo a que se rompa la magia y que todas aquellas expectativas que se habían generado se pierdan entre la cruda realidad. Pero déjame decirte una cosa: ¿de qué sirve vivir de expectativas? Sea cuál sea tu respuesta, estoy seguro que ninguna de estas te aportará la auténtica felicidad, aquella que está buscando al lado de alguna persona.

Internet, Zhazz mismo, puede ser la vía perfecta para encontrar a esa persona que valga realmente la pena, pero en ningún caso debe ser el destino, aquello a lo que aferrarnos. Dale una oportunidad al vivo y en directo, estamos seguro de que no te arrepentirás.

Imágenes de:

https://www.pexels.com/photo/blur-car-cellphone-contemporary-230554/

Photo by LinkedIn Sales Navigator on Unsplash

By | 2018-01-11T10:54:33+00:00 enero 10th, 2018|Categories: La vida|Tags: , , , , , , |

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar