¿Por qué los hombres prefieren salir con chicas poco empoderadas?

El rol de las mujeres en la sociedad ha cambiado considerablemente en los últimos tiempos. Cada vez es más común el perfil de mujer empoderada, que rechaza el modelo tradicional de feminidad y marca su propio camino. Frente a esta realidad, son muchas las voces que tratan de analizar cómo ha afectado esto a las relaciones de pareja. Entre estas propuestas destaca la de Antoni Bolinches, un psicólogo experto en sexualidad. Este autor ha publicado recientemente El síndrome de las Supermujeres (Editorial Amat), donde habla del empoderamiento de las mujeres y el impacto que tiene en sus vidas. Un asunto que genera encendidos debates, y que en este post vamos a abordar con detalle. Hemos leído la entrevista que Bolinches ha concedido a un medio digital, y rescatamos algunas de las principales ideas que propone. Sin duda, un enfoque inspirador, al que añadimos nuestra propia visión. Si te intriga la pregunta que da título al artículo, sigue leyendo para no perderte nuestro particular análisis.

Te invitamos a reflexionar sobre ese y otros efectos del machismo en nuestros días, y te damos las claves para encontrar las respuestas.

¿Qué es el Síndrome de las Supermujeres?

Además de ser el título del libro de Antoni Bolinches, es una realidad que el autor describe perfectamente. La de aquellas mujeres seguras de sí, libres y sin complejos, que apuestan por tomar las riendas de su vida. Sin embargo, este éxito vital tiene una cara B, consecuencia del machismo que sigue imperando en el mundo de hoy. ¿Qué implica? Entre otras cosas, que haya muchas mujeres de mediana edad, brillantes y empoderadas, con dificultades para encontrar pareja estable.

Hay quien dice que asustan a los hombres, y otros apuntan que se debe a que los dos sexos han evolucionado de forma diferente. No se trata de un asunto sencillo, y tampoco puede responderse de manera simplista. Por ello, lo analizamos desde diferentes prismas, para entender mejor cuál es su alcance.

Indagando en las causas del fenómeno 

Hay muchos factores en juego, pero algunos de ellos tienen especial peso a la hora de entender qué ocurre. Entre las causas que apuntan los expertos está la perplejidad de los hombres ante la liberación sexual femenina, o el modelo de relaciones que sigue siendo dominante, a pesar de los cambios. A continuación, desarrollamos cada uno de estos argumentos que se alegan cuando surge este interrogante.

Los hombres ante la liberación sexual de las mujeres 

Una de las expresiones más evidentes del empoderamiento femenino es la liberación en materia sexual. Mujeres que han superado los antiguos imperativos del machismo, que exigían recato y sumisión. Féminas que no se resignan a esperar en un rincón a que sea el hombre el que tome la iniciativa. No son supermujeres, sino personas decididas a reivindicar el legítimo derecho a disfrutar de su propio placer. Sin embargo, aunque pueda resultar paradójico, no siempre los hombres celebran este cambio como algo positivo. Por el contrario, hay algunos que se sienten cohibidos y fuera de lugar ante esta libertad. Tienen miedo a no estar a la altura, a que se ponga en cuestión su hombría o simplemente se declaran apabullados. Esta podría ser una explicación por la que hay mujeres de mediana edad, formadas, inteligentes y atractivas, que no encuentran pareja. Muchos prefieren a aquellas que se ciñen al papel de damiselas pudorosas y tímidas. ¿Llamativo? Ciertamente sí, pero esta es la realidad que está ahí en no pocos casos. Reflexionaremos más adelante sobre si es posible revertir esta situación.

Percepción de las mujeres brillantes como una amenaza 

Es un efecto parecido al que tiene lugar entre las sábanas, pero generalizado a todos los ámbitos de la vida. Hombres que se sienten amenazados y abrumados por el poder femenino. Sin duda, una consecuencia de siglos de patriarcado, que otorgaban al rol masculino el espacio público, los puestos de responsabilidad y una mayor autonomía. Puede que algunos sientan que se invade su terreno, y que no sepan muy bien cuál es ahora su lugar. Como reacción, en muchas ocasiones optan por compañeras con un perfil más bajo. Es una decisión típica de quien se siente inseguro, y busca rodearse de personas que no le hagan sombra. Es evidente que la inseguridad y los miedos no son buenos consejeros, pero sigue ocurriendo.

La brecha de edad como reacción defensiva 

Es un hecho constatado que abundan las relaciones donde el hombre es mayor que la mujer, llegando a una diferencia de hasta 10 0 15 años. Una explicación a este fenómeno es que la mayor madurez hace sentir al hombre más seguro en este tipo de relación. La consecuencia inmediata es que las féminas de mediana edad ven como sus coetáneos eligen a jóvenes. Un factor más que puede ayudar a explicar por qué en esta franja de edad el sector femenino se ve descompensado.

El amor admirativo: revisión de un modelo

El patriarcado no solo influye sobre el hombre, sino que obviamente extiende sus tentáculos sobre ambos sexos. Un ejemplo de ello es el modelo admirativo que por lo general tiene la mujer cuando hablamos de una relación de amor. Ellas necesitan admirar a quien tienen a su lado, porque así lo ha establecido nuestro modelo cultural. Sin embargo, no ocurre lo mismo a la inversa. A ellos no les importa que su compañera sea digna de admiración, probablemente porque si ella es mediocre, el ego masculino se ve reforzado en su sensación de superioridad.

Por otro lado, esto hace que las más brillantes y preparadas no encuentren un compañero a su medida, alguien a quien admirar. Este patrón debe movernos a la reflexión, pues sin duda proviene de la cultura patriarcal y del modelo relacional donde la mujer tenía un papel sumiso y secundario. Esa necesidad de admiración está en consonancia con ese rol pasivo, y con la creencia en la superioridad del hombre que está detrás del machismo. Por el contrario, si nos basamos en un patrón sentimental donde haya una auténtica igualdad, esto implicaría reconocimiento mutuo y valoración, en lugar de rendida admiración.

¿Cómo revertir esta situación?: Inteligencia constructiva

Cambiar una realidad que hunde sus raíces en siglos de historia no parece tarea fácil. Sin embargo, tampoco es imposible, aunque es necesario que tanto el hombre como la mujer tomen conciencia de su papel en este cometido. Como apunta el psicólogo Antoni Bolinches, parte de la solución está en lo que denomina inteligencia constructiva. Con este término hace referencia a una forma más empática y asertiva de actuar al relacionarse con el otro sexo.

El primer paso es ponerse en lugar del otro, entender sus miedos, inseguridades, perplejidades o su rebeldía frente a siglos de imposiciones. No podemos negar la evidencia, y es que vivimos un momento de cambios. No es fácil ni para unos ni para otras, pero reconocer y aceptar esto puede ser el comienzo de una nueva etapa. Un nuevo modelo relacional donde prime la ausencia de prejuicios, el cuestionamiento de los antiguos patrones aprendidos y la apuesta por cambiar para construir un mundo más humano para todos.

También puede interesarte:

Ellas cometieron el mismo delito, SOÑAR QUE PODÍAN SER FELICES.

Las mujeres empoderadas ¿asustan o atraen?

¿Doy más oportunidades si no hay “feeling” en la primera cita?