Los hombres NO ayudan, sino que comparten tareas

Todos somos muy conscientes del papel que tenía el hombre en el hogar. Y sí, decimos “tenía”, en pasado, porque ahora las cosas son muy diferentes. Antiguamente, el hombre tenía el control del hogar, era el que tomaba las decisiones, el que trabajaba y traía dinero a casa y su perfil se asociaba a las tareas que requerían fuerza física. En resumidas cuentas, era el que protegía a la familia y por ello debía ser atendido con mucha dedicación.