Siéntete orgulloso/a

La sociedad no es nadie para dictar qué o quién debes ser en esta vida. Nada ni nadie te puede silenciar, porqué eres libre (o al menos deberías serlo) de decidir a qué dedicarte, con quien relacionarte y, sobre todo, a quién querer. Es por eso que debes sentirte orgulloso/a; no lo dudes ni un segundo.

Siéntete orgulloso; siéntete orgullosa.

Siéntete orgulloso; siéntete orgullosa.

Así de claro empezamos este artículo; quizás os estéis preguntando por qué, pero se ha creído oportuno escribir un artículo en el que reivindicar y celebrar la libertad de querer a quién quieras debido a los acontecimientos vividos hace apenas unos días, el Orgullo; y sí, lo remarcamos en negrita para dotar a este concepto, a esta fiesta, de cierta vitalidad e importancia.

Sin duda alguna, resulta fascinante e incluso emocionante como a medida que pasan los años podemos encontrar a un mayor número de personas, de absolutamente todas las orientaciones sexuales, que han decidido apoyar a todo un colectivo que ha sido castigado durante tanto tiempo y que todavía ahora debe luchar y enfrentarse a otros que todavía parecen no aceptar el hecho de enamorarse.

Es probable que estas palabras las hayáis oído y/o leído un millón de veces, pero resulta imprescindible repetirlas hasta la saciedad para que toda la sociedad lo tenga claro de una vez por todas… Somos seres humanos, somos personas, y como tales tenemos el derecho de amar a quién sea capaz de removernos el estómago cada vez que le veamos, a quién nos haga reír, a quién nos vea perfectos/as a pesar de todas nuestras imperfecciones, a quién nos quiera por tal y como somos nosotros, independientemente del sexo que sean.

En esta vida hay hombres y mujeres que se sienten atraídos por hombres, o por mujeres, o por ambos sexos, o incluso solamente por la personalidad de aquellas personas que le rodean. ¡Qué importa! ¿Quiénes somos nosotros para cuestionar lo que uno pueda sentir en lo más interior de su ser? ¿Quiénes somos nosotros para decir a los demás lo que deberían ser? Ya os lo decimos nosotros; no somos nadie.

Para Zhazz, este resulta un tema realmente interesante a comentar, pues nos sorprende cómo a día de hoy existen personas las cuáles se creen con el derecho de opinar acerca de, en este caso, la sexualidad de aquellas personas que tropiezan por su camino, juzgando la manera que cada uno tiene de vivir su vida. Sí, señoras y señores, habéis leído bien; SU VIDA, que no la vuestra, pues para ello ya tomáis vuestras propias decisiones.

Si todavía vamos un poco más lejos, también nos encontraremos con aquellos/as que aparecen por las noticias en fechas señaladas como estas proclamando las molestias que les ocasionan una festividad cómo esta, aprovechando para insertar la cuña ciertamente ya desfasada de: “Oye, ¿y por qué no existe el Día del Orgullo Heterosexual? Qué injusto”.

Injusto es que estas palabras salgan de la boca de alguien que se considere coherente y abierto de mente, pues es algo que ni nos debería pasar por la cabeza.

Si algún día tuviéramos la oportunidad de “educar” a estas personas, probablemente les deberíamos preguntar en qué momento de su vida han tenido que sentirse mal con ellos/as mismos/as por no ser igual a los demás; en qué momento han tenido que ser lo suficientemente valientes de admitir quiénes son realmente a pesar de las consecuencias que esto pueda ocasionar con sus respectivas familias y/o amigos, en qué momento han tenido que dar explicaciones acerca de sus relaciones… ¿Nos equivocaríamos si dijésemos que a estas preguntas todas estas personas responderían “NUNCA”? Creemos que no. Y hasta aquí podemos leer.

Lectores, disculpad la insistencia, pero es que a pesar de que nos encontramos en el siglo XXI, debemos recordar que hay países en los que el matrimonio homosexual está prohibido; todavía hay países en los que la homosexualidad es perseguida e incluso aplican un castigo letal a aquellas personas que se sienten atraídas por las personas de su mismo sexo. Es vergonzoso, y por eso queremos volver a repetir que, seas quien seas, quieras a quien quieras, siéntete orgulloso; siéntete orgullosa.

La vida es demasiado corta como para estar pendiente del qué pensarán los demás o como para esconderte y no darte a conocer al mundo tal y como eres realmente. El tiempo pasa muy, muy rápido, y cuanto más tardes en reivindicar tu ser, menos podrás disfrutar.

Hombres y mujeres del mundo, salid a la calle y amad tanto al hombre de barba frondosa como a la mujer de caderas prominentes. Besadles en la boca, abrazadles hasta que os falte a ambos la respiración, y las miradas de los demás están de más. Sed libres, sed felices y, sobre todo, sentiros orgullosos y sentiros orgullosas de que vuestros padres engendraran algo tan perfecto como tú.

By | 2017-07-16T19:22:03+00:00 julio 16th, 2017|Categories: LGTB|Tags: , , , , , , , , , , , , , |

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar